Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

El Estado no tiene porqué ser aburrido ¡conoce a gov.co!

¿Sabes que es GOV.CO?

¿Sabes que es GOV.CO? Conócelo aquí

Republica de colombia

Tras 15 meses se da por terminada la Temporada Seca en Colombia

Omitir vínculos de navegaciónUNGRD > Tras 15 meses se da por terminada la Temporada Seca en Colombia
02/06/2016 17:39
Tras 15 meses se da por terminada la Temporada Seca en Colombia

​Luego de 15 meses de iniciarse el fenómeno de El Niño, este se encuentra ya en su etapa final, con lo cual el Plan Nacional de Contingencia entra en su fase de evaluación.

​Dicho Plan Nacional fue diseño por el Gobierno Nacional en cabeza de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD-, tras la primera alerta del IDEAM en el mes de marzo de 2014 por un posible fenómeno de El Niño, en su construcción estuvieron la entidades públicas y privadas que hacen parte del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres.
 
Este Plan de Contingencia tuvo una inversión de 1.6 billones de pesos y abarcó las etapas de Preparación y Alistamiento, Atención, Recuperación y Evaluación, con lo cual se redujeron los impactos negativos sobre las comunidades y el territorio.
 
FASE DE PREPARACIÓN Y ALISTAMIENTO
 
En la fase de preparación, se invirtió el 66% de los recursos destinados, esto es 1.1 billones de pesos, beneficiando a 22 departamentos del país a través de 7 líneas de acción. En esta fase se realizaron 150 proyectos de construcción y rehabilitación de acueductos, 45 aerodesalinizadores funcionando, 66 carrotanques entregados a los departamentos, 3 plantas desalinizadoras, 2 taladros, 15 pozos profundos; se hizo monitoreo de ríos y dragado para el mejoramiento de la navegación, se fortaleció la capacidad del Centro Nacional Logístico con 13 carrotanques, adquisión de kits forestales y fortalecimiento a Bomberos; se dotó a entidades del SNGRD con equipos para la extinción de incendios forestales, se establecieron convenios con Fuerza Aérea; se diseñó una campaña de comunicaciones para la promoción y divulgación, y se fortaleció todo el plan  de salud.
 
FASE DE ATENCIÓN
 
La segunda fase, la de atención, tuvo una destinación de recursos por más de 406 mil millones de pesos, siendo beneficiados 25 departamentos del país, durante esta fase se construyeron 26 redes del alcantarillado y reservorios de agua, se entregaron 1.048.869.038 litros de agua y 1.653 tanques, 691 carrotanques movilizados, operación de 11 motobombas, 41 plantas potabilizadoras y 3 desalinizadoras.
 
En Asistencia Humanitaria de Emergencia se entregaron 179.105 kits de alimentos, 114.000 hamacas, 6.400 sobrecamas, 2.260 kits de aseo, 705 colchonetas y 200 kits de cocina; el SNGRD prestó suministro de energía equivalente a más de 53.800 horas; se atendieron incendios forestales en 17 departamentos y en el tema de salud se entregaron medicamentos para combatir Malaria, Leishmaniosis, entre otras y se dotó de equipos médicos.
 
FASE DE RECUPERACIÓN
 
Para la recuperación, tercera fase del Plan, se invirtieron más de 164 mil millones de pesos con los cuales 17 departamentos del país se vieron beneficiados, para esta etapa se construyeron 240 jagueyes y 122 pozos profundos, 25 molinos de viento recibieron mantenimiento, se dispusieron de 6 carrotanques más para la distribución de agua potable, se entregaron materiales para la rehabilitación de acueductos y se dio apoyo para el sistema de acueducto  de la Isla de San Andrés.
 
De igual forma, esta fase contempló proyectos productivos para el fortalecimiento de los medios de vida, para esto se entregaron 74.104 toneladas de alimento para ganado, se adjudicó un sistema de riego, se adjudicaron 46 unidades productivas y se fortaleció el centro de acopio para La Guajira.
 
EVALUACIÓN
 
Y, finalmente, la fase de evaluación que permitirá valorar la gestión del Estado a través del Plan Nacional frente al fenómeno de El Niño y los planes sectoriales que se crearon, los efectos de este fenómeno, sus impactos ambientales, socioeconómicos, así como la estructura política y administrativa del país para atender estos eventos. En esta ya se han invertido 46 millones de pesos.
 
“Invertimos como Gobierno Nacional más de 1.6 billones de pesos, esto de manera estratégica entre las entidades del Sistema y los sectores asociados, lo que ha facilitó el trabajo realizado. Cabe resaltar que la mayor inversión se dio en materia de prevención y preparación con lo que se evitó que las consecuencias fueran de mayor impacto”  afirmó Carlos Iván Márquez Pérez, Director de la UNGRD.
 
En total, 719 municipios de 28 departamento de todo el territorio Nacional, presentaron algún tipo de afectación y se declararon 367 calamidades públicas por desabastecimiento parcial y racionamiento de agua, impacto en el sector agropecuario e incendio forestal.
 
Los principales impactos de este evento sumado a la primera temporada seca habitual del 2016, fueron los incendios forestales, registrándose 6.388 eventos de este tipo que quemaron 188.650 hectáreas, siendo atendidos por la UNGRD, Bomberos, Defensa Civil Colombiana, Fuerza Aérea Colombiana, Ejército Nacional, Armada, Cruz Roja y Policía Nacional, los  Consejos Departamentales y Municipales de Gestión del Riesgo.
 
Frente a desabastecimiento de agua 237 municipios en 21 departamentos, siendo Boyacá, Magdalena, Santander y La Guajira, los más afectados. En materia de racionamiento del vital líquido 297 municipios de 23 departamentos se vieron afectados por esta situación.
 
Cabe resaltar que dentro de este Plan se incluyó el Plan de Choque para la Costa Caribe colombiana con el fin de establecer acciones de reducción y respuesta por los efectos de este fenómeno y de la Temporada Seca en esta zona del país,  para este se destinaron más de 37 mil millones de pesos millones distribuidos en siete departamentos y cinco líneas de acción: maquinaria amarilla, asistencia humanitaria de emergencia, agua y saneamiento, medios de vida y gastos operativos, los cuales están incluidos en el presupuesto del Plan Nacional de Contingencia.
 
Durante todo el desarrollo del Plan, las entidades técnicas y operativas del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres, IDEAM, Fuerza Aérea Colombiana, Ejército Nacional, Policía Nacional, Bomberos, Cruz Roja, Defensa Civil,  Armada Nacional, y los ministerios de Ambiente, Transporte, Agricultura, Salud, Interior, Vivienda, Minas y Comercio, estuvieron al tanto de las diferentes situaciones que se presentaron a lo largo y ancho del país y desde sus sectores trabajaron para reducir los impactos de este fenómeno.
 
“Esta temporada permitió demostrar la capacidad de respuesta del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo y evidenciar que el país es menos vulnerable y está más preparado para afrontar los efectos de los eventos de origen natural así como de los fenómenos de variabilidad climática”, indicó Márquez Pérez.
 
Este plan tuvo un seguimiento y monitoreo de acciones constante a través de 40 reuniones de seguimiento y asistencia técnica con las entidades territoriales, así como por el Comité para el Manejo de Desastres el cual se reunió 44 veces con el fin de establecer compromisos y directrices que permitieron que el país no tuviera la necesidad de hacer una declaratoria de calamidad pública nacional pues se contó con la articulación, destinación de recursos, responsabilidad y trabajo para generar comunidades menos vulnerables antes los efectos de  la variabilidad climática.
 
El IDEAM
 
Al dar por cerrado El Niño, el IDEAM precisa que el fenómeno está entre los dos más fuertes en la historia, en términos de intensidad, calculada con indicadores océano- atmosféricos.
 
Entre los efectos más relevantes del fenómeno climático, se destaca un déficit en las precipitaciones de entre el 30 y 40 por ciento, que afectó especialmente a las regiones Caribe y Andina, situación que no estuvo tan marcada en el oriente del país, pero en donde sí se evidenció una notable influencia en el comportamiento de la temperatura.
 
En cuanto a este punto, la temperatura, se alcanzaron valores máximos históricos, como el registrado en Puerto Salgar, Cundinamarca, que fue de 45 grados medidos a la sombra. De igual forma en tres zonas del país se registraron anomalías en la temperatura promedio, se trató de Convención en Norte de Santander, Natagaima en Tolima y Chachaguí en Nariño, que presentaron niveles superiores a los cinco grados.
 
En el caso de la región Andina, el 80 por ciento de las zonas tuvieron anomalías en los valores de temperatura, superiores a los 2.5 grados Celsius.
 
En términos de impacto, El Niño, afectó de forma dramática el nivel de los ríos del país, según el monitoreo realizado por el IDEAM, algunos afluentes alcanzaron los valores más bajos de la historia, como fue el caso de la cuenca del río Magdalena - Cauca, situación que derivó en desabastecimiento para gran parte del país.
Otra de las consecuencias del fenómeno, está relacionada con los incendios de la cobertura vegetal, condición que fue persistente durante la influencia del niño y más notoria en las regiones Caribe y Andina.
 
Un fuerte impacto se vio reflejada en los glaciares  Santa Isabel en el Parque Los Nevados, donde se derritieron 8 metros de hielo, mientras que el glaciar Ritacuba Blanco en el Cocuy, perdió 3 metros de hielo.
Cabe destacar que más allá de ser catalogado como uno de los más fuertes de la historia, el Fenómeno El Niño, en términos de efectos climáticos ha sido el de mayor repercusión, comparado con el de 1997-1998 y el de 1982-1983, esto en cuanto al déficit de lluvias que produjo.


Descargar PDF​